Aval de Nación para prórroga de deudas provinciales




La deuda pública volvió a aparecer como una de las limitantes para el crecimiento de las provincias.
Si bien el análisis por jurisdicción arroja resultados heterogéneos, en términos consolidados esta variable muestra un progresivo deterioro que complica aún más la ya abultada estructura de gastos que acarrean las administraciones subnacionales.
Frente a este escenario el gobierno nacional tiene a la firma la prórroga del Programa Federal de Desendeudamiento (PFD), que vence a fines de este año.
"Queda sólo la cuestión formal. Con los nuevos funcionarios en sus puestos se convocará a los gobernadores para la firma de la prórroga que, en principio, será hasta el 31 de diciembre de 2012", afirmó uno de los funcionarios del Ministerio de Economía al ser consultado por el tema esta semana.
Para el cierre de este año se espera que el conjunto de las provincias alcance un déficit del orden de los 9.300 millones de pesos. Siempre en el plano de las proyecciones, sus necesidades de financiamiento ascenderían a 17.210 millones de pesos (alrededor de 4.000 millones de dólares), lo que implica una suba del orden del 34% en relación con los datos consolidados en el 2010. El aumento de la estructura de gastos ha sido clave en estos desequilibrios, ya que crecieron en una proporción mayor que aquella en que lo hicieron los recursos provinciales.
Pero las cosas podrían haber sido peores para los gobernadores en materia de financiamiento si el gobierno nacional no hubiese intervenido para atenuar la presión que sufren sus cajas.
Según datos del presupuesto, el Ministerio de Economía de la Nación puso en marcha el año pasado el PFD, que permitió para el 2011 un ahorro en el pago de la deuda pública provincial del orden de los 10.250 millones de pesos, de los cuales el 80% corresponde a vencimientos de capital y el restante 20% a intereses. Esto significa que sin la intervención de la administración de Cristina Kirchner a través del "puente" financiero del PFD, los gobernadores hubieran requerido casi 27.500 millones de pesos para cerrar sus presupuestos en el 2011.
QUÉ HAY QUE ESPERAR
Bajo este escenario, sin dudas una de las variables clave para las provincias en el 2012 será el financiamiento de los servicios de la deuda, no sólo porque las 17 provincias que firmaron el PFD deberían volver a afrontar estos vencimientos con la Nación sino también por las mayores dificultades existentes hoy para financiar estos pasivos.
El próximo año el gobierno nacional tendrá sus propias limitantes financieras, a lo que hay que sumar la suba de tasas de interés en las últimas semanas, por lo que no se descarta el encarecimiento de cualquier tipo de refinanciación.
Por otra parte, con un contexto internacional tan inestable, las posibilidades de una emisión de futuros de títulos en el mercado de capitales resulta poco probable, por lo menos en lo que al corto plazo se refiere.
El mensaje del presupuesto señala, en relación con las provincias, que "...a partir del 2012 se inician los pagos de las deudas reprogramadas por el PFD, dado el vencimiento del período de gracia, con lo cual se incrementarán las necesidades de fondos destinados a la atención de los servicios de deuda; por ello resultará importante una cauta administración de los recursos públicos y, en algunos casos específicos, la búsqueda de alternativas de financiamiento".
Un reciente informe elaborado por la Consultora Economía & Regiones (E&R) señala que para el próximo año las necesidades financieras de las provincias alcanzarían los 28.000 millones de pesos, alrededor de 10.000 millones adicionales a las demandas de este año.
En el proyecto de presupuesto aparecen fondos disponibles para los gobernadores por 14.900 millones dentro del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial (FFDP) que podrían ser utilizados como ayuda para gobernadores que lo requirieran.
"Es factible prever la continuidad de la asistencia financiera para algunas provincias, pero eso recién se analizará el próximo año", explicó la fuente de Economía en otra parte de la conversación. "Cada provincia tiene sus problemas particulares, por lo que hay que dar soluciones también particulares", manifestó.
Señaló que en Economía son conscientes de que la situación financiera de Río Negro es mucho más complicada que la de Neuquén, "sin embargo la administración Soria cuenta hoy con herramientas para poder enfrentar sin problemas los desafíos del 2012", aclaró el funcionario. (Ver más detalle en recuadro)
Los 14.900 millones de pesos presupuestados en el FFDP representan algo más del 50% del total de las necesidades de financiamiento que van a requerir los gobernadores el año que viene para poder cerrar con sus cuentas equilibradas.
Para las autoridades de Economía de la Nación no hay que descartar la posibilidad de que las provincias recurran a fuentes alternativas de financiamiento o directamente al sistema bancario para poder hacer frente a sus necesidades de fondos.
–¿Las provincias podrán salir al mercado a buscar más fondos con el actual escenario financiero mundial? –preguntó este diario.
–De no existir posibilidades de salir al mercado en condiciones beneficiosas, se podría analizar la posibilidad de extender el período de gracia de las deudas reestructuradas más allá del 2012 –afirmó la fuente ministerial.
Si se habilita la posibilidad de prorrogar por otro año el PFD, el Poder Ejecutivo deberá modificar transitoriamente el Régimen de Responsabilidad Fiscal –que ya fue aprobado para el 2010 y el 2011– de modo de permitir a las provincias ejecutar presupuestos con desequilibrios y endeudarse para compensar la suba de gastos corrientes esperada para el próximo año.
Esta modificación de la ley será tan sólo un trámite administrativo para el Ejecutivo que, en principio, también se pondrá en marcha junto con el nuevo Congreso el 10 de diciembre, lo que le permitiría al gobierno negociar ciertas leyes que hoy están trabadas en Diputados y mostrar así –y hacia afuera– una mayor institucionalidad política pese a que el oficialismo contará a esa altura de los acontecimientos con una mayoría abrumadora en ambas cámaras

No hay comentarios:

Publicar un comentario