Dos mil chubutenses definen hoy quién será el nuevo gobernador

Setenta días después de lo debido, Chubut definirá finalmente hoy a su próximo gobernador. Martín Buzzi le lleva 436 votos a Carlos Eliceche y son 1.982 electores los que volverán a las urnas en seis mesas, cuatro de ellas en Comodoro Rivadavia. Esta vez todo está asegurado para que los resultados se conozcan enseguida, por lo que alrededor de las 20 se tendría ya el nombre del elegido.

Frente a frente. El voto “complementario” definirá hoy si el gobernador es Carlos Eliceche o Martín Buzzi.
Y llegó el día nomás. Finalmente hoy será consagrado el noveno gobernador de Chubut elegido a través del voto. Y lo definirán 1.982 electores, 1.376 de ellos de Comodoro Rivadavia. Será Martín Buzzi o Carlos Eliceche el sucesor de Mario Das Neves. No existe otra posibilidad, más allá de que en las seis mesas complementarias donde se votará habrá boletas de todos los candidatos que compitieron el último 20 de marzo.

Son seis las mesas complementarias. Una de ellas, la 174, está ubicada en Puerto Madryn y es masculina. Son 348 los electores habilitados, los que también tendrán que definir si el nuevo intendente es Ricardo Sastre o Ricardo Lázaro. El primero lleva una ventaja de 31 votos.

En Camarones hay otra mesa y es femenina. Aquí son 258 las electoras que --como ocurre en Madryn--, además de gobernador, deberán establecer el nombre del próximo intendente de la localidad. Será Ramona Rosales –que lleva tres votos de ventaja-, o bien Carlos Tebes.

Las cuatro mesas restantes son de Comodoro y suman 1.376 los electores complementarios. Se votará en dos mesas masculinas, la 531 en la Escuela 711 y la 507 en la Escuela Ceferino Namuncurá, y en dos femeninas: la 1.127 en la Escuela 43 del barrio Mosconi y la 1.204 en la Escuela 183 del Juan XXIII.

EL LARGO CAMINO

Varios factores confluyeron para que la que hoy concluye sea considerada la elección más larga de la historia de Chubut. Es que las múltiples irregularidades detectadas y denunciadas durante el comicio y, sobre todo, después, llevaron a que el recuento de votos efectuado en la Legislatura no fuera definitivo, sino parcial, y que luego debiera intervenir hasta el Superior Tribunal de Justicia, pronunciándose a favor de la necesidad de que hubiera elecciones complementarias en las seis mesas que fueron anuladas.

Todo comenzó cuando el gobernador Mario Das Neves decidió --al igual que en 2007-- que las elecciones provinciales se realizaran en una fecha distinta a las nacionales, previstas para el próximo 23 de octubre. Es que cuando tomó la decisión sentía que podía aspirar a una candidatura presidencial por el Peronismo Federal, donde tenía alianzas con Francisco de Narváez, Eduardo Duhalde y Felipe Solá. Por eso buscaba una victoria amplia en marzo para posicionarse luego en las internas abiertas de agosto y en la presidencial de octubre.

La inexistencia de una ley electoral propia en Chubut hizo que se produjera la primera polémica, ya que surgieron voces opositoras en la Legislatura y la fecha del 20 de marzo debió ser confirmada por el Superior Tribunal de Justicia, el mismo que poco después fallaría en contra de las “listas espejo” que impulsaba Das Neves para su delfín, Martín Buzzi, lo cual implicó que el Provech debiera presentarse por separado.

Por entonces, el triunfo que vislumbraba el Peronismo Federal ya no parecía tan seguro y a pesar de afirmaciones  tales como “a los votos los vamos a pesar”, se sentía el crecimiento de Carlos Eliceche, a partir de la imagen altamente positiva de la presidente Cristina Kirchner.

Además, a Eliceche también lo ayudó el predicamento de todos los candidatos a intendente del Frente Para la Victoria (FPV) en las principales ciudades de Chubut, como el de Néstor Di Pierro en Comodoro.

Así las cosas, el 20 de marzo se produjo un virtual empate en Chubut y a las irregularidades varias que desde el FPV se denunciaron (hasta se llegó a utilizar la palabra “fraude”), se sumaron desprolijidades insólitas, como que en una mesa se hubieran cargado 1.000 votos de más para el candidato de Das Neves.

COMO UN BALLOTAGE

La semana que llevó en la Legislatura el escrutinio que debía ser “definitivo” no hizo más que confirmar las anomalías, a pesar de que sólo se abrió un 10 por ciento del total de las 1.135 urnas. De ese poco más de un centenar, el FPV denunció como nulas diez, cinco de las cuales fueron consideradas como tales por el Tribunal Electoral Provincial. Luego la Justicia agregaría otra mesa de Comodoro en la que debía volver a votarse: la de la Escuela 43 del barrio Mosconi en la que aparecieron sobres vacíos con la firma de las autoridades electorales.

En todo este proceso, la ventaja de Buzzi se redujo a poco más de 400 votos y por eso el Superior Tribunal consideró que era válido convocar nuevamente a los casi 2.000 electores que hoy definirán el nombre del nuevo gobernador de Chubut.

Pero si algo de positivo puede rescatarse del acto complementario de este 29 de mayo es que quien triunfe podrá asumir dentro de siete meses legitimado por el voto de la gente, luego de un escándalo institucional que afectó sobre todo la imagen del gobernador Mario Das Neves, hoy cuestionado en todo el país por no haber sabido darle transparencia a la elección que se realizó hace 70 días.



FUENTE: EL PATAGÓNICO

No hay comentarios:

Publicar un comentario