Weretilneck expuso en la Universidad Di Tella: “Debemos repensar las ciudades para que los vecinos encuentren su lugar donde vivir”

“El desarrollo urbano nunca es neutral. El tema es quien lo va orientando para que no se multipliquen las barreras sociales, para que el crecimiento sea armónico y que la gente tenga niveles estándares de calidad de vida. Allí está el punto de inflexión donde se necesita la intervención del Estado Municipal: para orientar ese crecimiento; para permitir a los vecinos de menos poder económico cumplir con la expectativa de terreno y vivienda”. Así lo puntualizó el intendente de Cipolletti, Alberto Weretilneck, durante la exposición que realizó en un seminario organizado en la Universidad Torcuato Di Tella.
El ciclo de Seminarios de “Políticas urbanas, mercado del suelo y vivienda social” se dictó en el marco de la maestría en Economía Urbana, que lleva adelante la universidad Di Tella en la ciudad de Buenos Aires. Allí, el jefe comunal cipoleño destacó que los municipios deben “repensar las ciudades para que los vecinos encuentren su lugar donde vivir”, y enfatizó que “estos problemas, de una forma u otra, siempre se resuelven. El problema es cuándo va a intervenir el Estado”. 
En ese sentido, dijo que “si no hay alternativas, el problema se resuelve mediante las tomas y allí el Estado finalmente tendrá que intervenir yendo atrás de los hechos. Sin planificación, sin ordenamiento, sin otra posibilidad que emparchar lo ya consumado. La otra posibilidad es orientar esa necesidad, diseñando nuevos conceptos de desarrollo urbano donde el Estado, junto a las organizaciones de la sociedad civil, organicen nuevos modelos de ocupación del espacio”.
“Y cuando esas organizaciones no están, tenemos que estimularlas. Acompañarlas en su desarrollo a partir de una necesidad; fortalecerlas en su crecimiento y permitirles que sigan desarrollándose”, dijo.
Weretilneck comentó que “el proyecto de una nueva urbanización para sectores de menor poder adquisitivo comenzó con la expropiación de unas 150 hectáreas; pero continuó con la formación y consolidación de unas 24 cooperativas y consorcios que trabajaron junto al municipio para que hoy, 2.000 familias tengan la posibilidad de cumplir un sueño: el terreno propio”.
Los asistentes al seminario valoraron las políticas públicas de acceso al suelo para la vivienda que lleva adelante la ciudad de Cipolletti y remarcaron la necesidad de que experiencias cómo éstas no sean sólo prácticas aisladas, sino que deberían ser políticas de estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario