Más críticas al decreto que permite otorgar títulos de propiedad en zona de bosques

Para el referente del Proyecto Lemu, Lucas Chiape, el decreto del gobernador Mario Das Neves que permite a los municipios otorgar títulos de propiedad dentro de sus ejidos en zona de bosque nativo es “la herencia oficial para los fieles laderos que lo acompañaron hasta el hundimiento del Titanic, a costa de la frágil biodiversidad de la cordillera”.


Por su parte Horacio Claverie, técnico de la Dirección General de Bosques y Parques, consideró que “se está disponiendo de la enajenación de la masa boscosa”.
El decreto firmado el pasado 10 de marzo por el gobernador Das Neves permitirá que un trámite que antes requería la autorización de la Dirección de Bosques y Parques ahora se derive a los municipios.
Claverie recordó la ampliación de los ejidos municipales y puso como ejemplo a las comunas de Río Senguer y Río Pico donde hay miles de hectáreas con cabecera de cuenca. “Son 500 mil hectáreas de zonas con bosques, altas cumbres y glaciares que están en juego”, indicó tras aclarar que “si bien las partes bajas podrían ser para ventas inmobiliarias pero fraccionadas, es una locura ceder las masas boscosas en las partes altas, por la elevada importancia en la provisión de agua y otros recursos”.
NEGOCIOS INMOBILIARIOS
Por su parte Chiappe, coordinador del Proyecto Lemu de Epuyen, sostuvo que el decreto es la culminación de un largo proceso que lleva años de tironeos. Luego indicó que los municipios “van a proceder a desmenuzar (los bosques) y convertirlos en otro instrumento de lucro en la gran timba inmobiliaria que venimos padeciendo en el noroeste chubutense. Un absurdo plan que sólo tiene parangón en otros espejos del pasado, como fue la implementación en la época menemista del código minero que permitió la transferencia de los recursos nacionales mineros a las provincias”.
Se trata -según afirmó-, de “una manera sencillita y efectiva para allanarle aún más el camino a los negociados de las corporaciones, que obviamente tienen mejores posibilidades de evitar todo tipo de controles tratando con los pequeños señores feudales que administran los bienes naturales de las provincias”.
El referente de Lemu anticipa el desguace de las siete maravillosas reservas forestales que están ubicadas en el departamento Languiñeo, en la Colonia 16 de Octubre, en la margen sur del Lago Cholila, en cercanías del Cerro Currumahuida y Lago Puelo.
“Y para que lo entiendan bien, les cuento que estamos hablando de los bosques más prístinos y públicos de la provincia que pasarán a manos privadas”, indicó.
El Decreto 268, en su artículo 1 dispone: “Reconócese que las tierras fiscales situadas en los Ejidos Municipales, donde se asientan bosques nativos, pertenecen exclusivamente a las respectivas municipalidades”. Según el ecologista, “bajo la apariencia de brindarle una mayor participación seudo-democrática a los municipios cordilleranos, esconde el evidente peligro de ser un inmenso negociado, que queda en manos de personajes sin ninguna experiencia en el tema y a merced de las presiones empresariales y económicas, que recibe cualquier despacho de gobierno”.
Chiappe apuntó luego que es también “curioso” que, justo cuando se instaló un acalorado debate por parte de las asambleas vecinales respecto a la venta de tierras a extranjeros, “son pocas y aisladas las voces que comentan una situación aún más grave y que implica la enajenación de nuestros bosques fiscales, a manos de un puñado de inmobiliarias con aceitadas vinculaciones políticas”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario