La presidenta Cristina Kirchner podría firmar los decretos que reglamenten la ley de reforma política que impulsa las primarias.

Buenos Aires (NA) > En medio de una expectativa creciente, el gobierno nacional definirá esta semana las reglas del juego para las elecciones que se desarrollarán en el país el próximo 23 de octubre. 
En el caso nacional se trata de concluir la reglamentación de la ley de reforma política 26.571 que introdujo las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), pero no prohibió las colectoras extrapartidarias, llamadas listas de adhesión. 
Distintas fuentes oficiales confirmaron que esta semana la presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmará dos o tres decretos para regular la norma y no hará mención a las listas de adhesión, por lo cual estarán habilitadas.
 
Colectoras
Si bien marcha en contra del espíritu de la ley, estas listas permitirán a dos postulantes a gobernadores de distintos frentes electorales llevar el mismo candidato presidencial. El caso más resonante es el que habilitará a Martín Sabbatella a competir con Daniel Scioli bajo esas características en Buenos Aires. Pero no es el único. También podrá replicarse en provincias que votarán unificadas con la nacional en las que gobiernan partidos aliados y al mismo tiempo hay una expresión del PJ.
El dato saliente es que no permitirá que haya dos listas de candidatos a legisladores nacionales por pedido de la mandataria.
La cuestión empalma con una estrategia federal: la jefa de Estado se está reservando la decisión de incluir los nombres de los principales candidatos de cada provincia al Congreso nacional para sufrir en un virtual próximo período de Gobierno la menor cantidad de deserciones posibles en hemiciclos parejos.
 
Pauta oficial
Otras cuestiones que están pendientes de reglamentar en el plano nacional son la asignación de la pauta del Estado a los partidos políticos para hacer publicidad y sus criterios de distribución, el color que tendrán las boletas de las distintas fuerzas y el tipo de papeleta, que incluirá fotografías.
Antes de la reforma, la distribución de aportes públicos para la campaña era del 30 por ciento en forma igualitaria entre las listas presentadas; y el 70 por ciento en forma proporcional a la cantidad de votos que el partido obtuvo en la última elección. Además, podían recibir aportes privados.
Ahora se incrementó al 50% la porción de los aportes de campaña que se distribuyen en partes iguales y se prohíbe toda donación o contribución de empresas y sociedades. 
Interesa a la oposición ver cómo la Dirección Nacional Electoral otorgará espacios de radio y TV para transmitir sus mensajes de campaña, porque además, las agrupaciones ya no podrán contratar espacios de publicidad propios como pudieron hacerlo hasta 2009. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario