Habría más reservas de gas en Argentina

El país tendría la tercera cuenca mundial de fluido no convencional. Figura en un informe del Departamento de Energía de EE.UU.

Un informe del Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE, según sus siglas en inglés) publicado días atrás generó sorpresa y nuevas expectativas en el mercado gasífero.
Es que, de confirmarse los datos, la Argentina pasará a convertirse en una de las principales reservas mundiales de gas no convencional, detrás de China y Estados Unidos.
El estudio, realizado por la consultora Advanced Resources International para el DOE, reveló los resultados de una evaluación inicial de los recursos de gas shale (en rocas de esquisto, de tipo laja) en 14 regiones fuera de Estados Unidos.
Este fluido es la gran esperanza para prolongar la extracción de un recurso que hoy se agota y que, merced a los avances tecnológicos, ahora es factible de explotar. De hecho, el 23 por ciento del gas seco que se obtiene en Estados Unidos es de este origen.
Claro que, para extraerlo, se necesita un complejo sistema de multiplicación de pozos e inducción de fisuras hidráulicas que, además de ser más costoso, según los ecologistas, es altamente contaminante, con una fuerte demanda de agua y energía.
“El tema es a qué precio se van a sacar esas reservas y a cuánto se va a comercializar”, opinó el especialista Alfredo Visintini, del Centro de Transferencia de Programación Económica de la UNC.
Por su parte, Ernesto Coutsiers, de la consultora Quantum, aseguró que, superados los obstáculos de la extracción, el producto es similar al gas que se consume y, por lo tanto, puede pasar del pozo a la red troncal sin problemas.
El nuevo escenario potencial que se abre no es menor, ya que la matriz energética del país está dominada por la utilización de gas natural.
Parámetros. La información difundida es que los recursos “técnicamente recuperables” de gas shale de China suman 1.275 tera pies cúbicos (trillones de pies cúbicos); Estados Unidos tiene 862 y la Argentina, 774 tera pies. Un metro cúbico equivale a 35,32 pies cúbicos.
Las cifras son abrumadoras. Pero para tener una referencia, el yacimiento gasífero de Loma La Lata, en la cuenca neuquina, tenía reservas iniciales de poco menos de 10 tera pies. Por lo tanto, 774 tera pies cúbicos es una cifra que agita la imaginación.
El estudio también impacta en Brasil, que tendría reservas potenciales por 226 tera pies cúbicos, y en Bolivia, que si bien también figura en la cuenca sudamericana, en realidad vería seriamente amenazada su posición como exportador privilegiado en la región.
De acuerdo con el mapa que acompaña el informe, los recursos de gas shale abarcan provincias del noreste argentino, incluso hasta el norte de Santa Fe y, eventualmente, el noreste de Córdoba.
De todos modos, las zonas destacadas en el análisis como las más importantes son la cuenca neuquina, en la que ya existe explotación de gas no convencional, y prácticamente toda la Patagonia.
A fines del año pasado, YPF anunció el hallazgo de nuevas reservas gasíferas en Loma La Lata (la mayoría, del tipo tight , es decir, gas “apretado” o “hermético”). Por la naturaleza de las rocas en las que se halla, y el fluido y la arena que rodea el depósito, su extracción es costosa que la habitual.
De hecho, el Gobierno nacional le concedió a la petrolera un precio estímulo no regulado y no direccionado, que estará en la banda de 4,5 a 7,5 dólares el millón de BTU (unidad calórica del gas), que son los valores que se pagan en el programa Gas Plus y por las importaciones de Bolivia, respectivamente.
La estimación inicial de gas shale técnicamente recuperable en los países estudiados es de 6.662 trillones de pies cúbicos, por lo que las cuencas de la Argentina representarían el 11,6 por ciento de esas reservas.
El estudio indica que, según el Oil and Gas Journal de diciembre pasado, las reservas probadas de gas natural en Argentina suman 13,4 trillones de pies cúbicos, contra 774 trillones potenciales de gas shale .

No hay comentarios:

Publicar un comentario